La historia del Museu de Guissona

Eduard Camps i Cava.

Desde el comienzo del siglo XX, se dedicó al estudio del pasado de Guissona.

El origen del Museu de Guissona se remonta a mediados del siglo XX, gracias al interés por la historia del erudito local Eduard Camps i Cava (1879-1954). Desde principios del siglo XX, recién terminada la carrera de Medicina, el entonces joven Camps compaginó el ejercicio de su profesión con el estudio del pasado de su pueblo natal y alrededores.

A lo largo de los años fue recopilando información histórica y reuniendo piezas arqueológicas halladas en la Plana de Guissona. Fruto de sus investigaciones fue la redacción de las “Notas históricas de Guissona” -una monografía publicada póstumamente en 1982 con el título Guissona- y de artículos diversos en revistas especializadas. En 1952 hizo entrega de su importante colección particular al Consistorio para la creación del primer Museu de Guissona, que se instaló en la planta baja del edificio del Ayuntamiento y contaba con un Patronato. En 1953 se aprobó su Reglamento.

En 1983 la colección se trasladó al antiguo Hospital de Guissona, reconvertido en casa de cultura, en cuya capilla se instaló el nuevo museo. Siguiendo un nuevo modelo expositivo, denominado “Guissona-Iesso 1983”, se expusieron las piezas halladas en la zona desde finales del bronce hasta la época romana. En ese momento, aficionados locales a la Arqueología también cedieron al museo piezas que durante años habían ido reuniendo. Este proyecto, sin embargo, duró poco tiempo debido a que no se logró articular un organismo de gestión que sustentara la propuesta y muchos depositantes retiraron los objetos que habían cedido. Así pues, la antigua capilla se mantuvo como museo pero sin discurso expositivo ni articulación museística.

En 1995 se creó el Patronat de Arqueologia de Guissona. Esta institución tenía por objeto la remodelación del museo siguiendo una línea interpretativa museográfica, mediante una gestión rigurosa y científica del patrimonio arqueológico e histórico de Guissona.

“Notas históricas de Guissona” Eduard Camps i Cava

Monografía publicada póstumamente en 1982.

“El origen del Museu de Guissona se remonta a mediados del siglo XX, gracias al interés por la historia del erudito local Eduard Camps i Cava”

Los trabajos de reconversión del Museu de Guissona comenzaron en 1997. Se trataba de la creación de una sede que dispondría de un espacio de acogida de visitantes -que a la vez funcionaría como oficina de turismo-, un espacio de exposición permanente, uno de exposiciones temporales, una zona de servicios técnicos y de dirección, una zona para investigadores y consulta y una de almacén y reserva. En el año 2000 se inauguraron las nuevas instalaciones.

Una década después, las necesidades habían cambiado y el número de piezas halladas en la ciudad romana de Iesso había aumentado considerablemente. Esto hizo preciso la creación, una vez más, de un nuevo museo: más moderno, más didáctico y representativo de la Arqueología en Guissona y que pusiera de manifiesto la importancia del yacimiento romano.

En 2010 se inició el proceso de rehabilitación de la planta baja del edificio llamado la Fassina como sede del nuevo museo, junto al Parc Arqueològic. De este modo quedan unidos el patrimonio arqueológico del museo y el yacimiento. En este se puede efectuar un recorrido por la Iesso romana y en el museo se pueden ver los recursos de la Plana de Guissona que empujaron a los romanos a venir a esta zona, los antecedentes, los orígenes y la situación, la recreación de una casa romana representativa de la cotidianeidad, una necrópolis, un audiovisual y, para finalizar, una breve pincelada de la evolución de Guissona hasta la actualidad.

En continuar utilitzant el lloc, vostè accepta l'ús de galetes. Més Informació

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close